LA VERGUENZA I

UN OBSTÁCULO PARA LA BENDICIÓN
En el libro de Génesis vemos que Dios quiere bendecirnos. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12.3).

De acuerdo a Deuteronomio 30.19-20 nosotros podemos caminar por la vida, siendo bendecidos o maldecidos. Bendecir significa capacitar o dar el poder a prosperar; tener éxito, hacer bien y disfrutar de un viaje agradable por esta vida. Maldecir significa incapacitar o inhabilitar el poder a prosperar, a tener éxito o de no disfrutar de un viaje agradable y con satisfacción por esta vida.
Desde la creación Dios estableció la imagen del hombre, siempre ha sido el plan de Dios revelarnos su mensaje de identidad y destino y él ha escogido representantes suyos aquí en la tierra para asegurar que su mensaje sea impartido correctamente a nuestras vidas, ellos son nuestros padres.

Satanás, a través del pecado, ha distorsionado el mensaje de Dios en cuanto a nuestra identidad y destino. Identidad es la percepción de mi mismo, el valor de mi vida y de mi ser. Destino es la percepción de mi función y significado aquí en la tierra. Identidad y destino son dos cualidades llaves que Dios pretendía que nos fueran impartidos correctamente desde que nacimos.

IDENTIDAD, PROPOSITO Y DESTINO
El curso o trayectoria de nuestras vidas adultas es fijada por el mensaje de identidad y destino que recibimos por parte de nuestros padres, su responsabilidad es asegurar que como hijos recibamos el mensaje de Dios y no el de Satanás.

MENSAJE DE DIOS
Identidad. Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones (Jeremías 1.5).

1. Tú vales mucho para mí y vales la vida de Jesucristo.
2. Tú eres importante y tienes un futuro grande.
3. Tú perteneces aquí.
4. Antes de la fundación de la tierra, yo hice planes para ti.
5. Yo te formé desde el vientre de tu madre, no eres un error.

Destino. 21Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, 22el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones (2Corintios 1.21-22).

1. Yo te he puesto aquí en la tierra por un propósito.
2. Tú eres destinado para un propósito grande en la tierra.
3. Tú eres un éxito como persona.
4. Tú eres completamente adecuado y apto para cumplir mi propósito.
5. Levanta tu visión en alto y permíteme cumplir grandes logros en tu vida.

MENSAJE DEL DIABLO
Identidad
1. Tú no tienes valor.
2. Tú no eres “nadie”
3. Tú aún no debes estar aquí, no debes de existir.
4. Eres un “bueno para nada”.
5. Tú eres un error.

Destino
1. Tú no tienes propósito.
2. Tú eres un fracaso completo.
3. Tú jamás serás un éxito.
4. Tú no eres adecuado.
5. Tú no eres equipado para cumplir la obra o tarea.
6. Nada te sale bien.

Muchas veces cuando los hijos han sido heridos y lastimados tan profundamente por los padres por comunicar el mensaje equivocado de Satanás de su identidad y destino, el dolor es tan grande que está profundamente enterrado en su corazón, y por la intensidad del dolor, una experiencia clave puede ser bloqueada de la memoria.

Cuando esta experiencia viene a la superficie, la persona está en contacto con el dolor emocional y como resultado muchas veces oímos respuestas como “yo ya he tratado con esto”, “ya perdoné a mi papá hace muchos años”, “eso ya no me duele”. A veces decimos: Esto lo he puesto bajo la Sangre de Cristo. Soy una nueva criatura; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas (2Corintios 5.17), pero muchas veces este dolor no se ha entregado al Señor, sino está cubierto y enterrado profundamente en el corazón.

SANIDAD SUPERFICIAL
Esta es la sanidad superficial de que habla el profeta: Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite (Isaías 1.6). Cuando el mensaje de Satanás es establecido tan fuertemente en nuestras vidas va a impedir que recibamos o creamos la opinión que Dios tiene de nosotros y estaremos condenados a vivir en maldición.

IMAGENES FALSAS
El mensaje de Satanás va a establecer en nosotros imágenes falsas de nosotros, de Dios y de otros, no conforme a la verdad sino una imagen falsa que destruye y trae estancamiento en la vida. Como adultos, normalmente vamos a percibir o interpretar nuestras experiencias conforme a las imágenes falsas establecidas en nuestros corazones, no conforme a la Palabra de Dios.

El mensaje de Dios en cuanto a nuestra identidad y destino van a ser recuperados cuando perdonemos a nuestros padres por enseñarnos el mensaje falso de Satanás.

Seguiremos con la parte II

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Timber by EMSIEN-3 LTD